Cómo cuidar las heridas y cortes menores de tu mascota

Introducción

Una mascota es un amigo fiel que nos brinda amor y compañía en todo momento. Con todos los momentos felices y divertidos que nos brindan, también es cierto que nuestras mascotas pueden sufrir heridas y cortes menores en algún momento. En este artículo, aprenderás cómo cuidar las heridas y cortes menores de tu mascota para asegurar su pronta recuperación y evitar complicaciones en el futuro.

¿Por qué es importante cuidar adecuadamente una herida o corte?

Los cortes y heridas pueden ocurrir en cualquier momento y situación, incluso estando al cuidado de nuestras mascotas. Es importante prestar atención a estas lesiones cómo prevenir la posible infección y ayudar a la recuperación de tu amigo peludo.

A veces, una pequeña herida puede ser más grave de lo que parece. Si no se atiende adecuadamente, una lesión pequeña puede convertirse en un problema serio y doloroso para tu mascota. Además, las heridas abiertas son un dolor para los animales y, si no se tratan, pueden convertirse en patógenos peligrosos que los ponen en peligro.

Prevenir las lesiones

La prevención es la clave para garantizar la salud de tu mascota. Evita que sufra cortes y heridas siguiendo estas recomendaciones útiles.

  • Cerciórate de que el lugar donde juega y a menudo, sobre todo si está al aire libre, no haya objetos punzocortantes.
  • No permitas que tu mascota tenga acceso a objetos cortopunzantes como navajas, cuchillos, tijeras, y otros.
  • Vigila de cerca las actividades de un cachorro, ya que son animales muy curiosos y a veces ingieren objetos que no deben.
  • No permitas que tu mascota interactúe con otros animales agresivos o propensos a pelear.
  • Cerciórate de que cualquier cierre o puerta de acceso esté en perfecto estado de operación, así evitarás que tu mascota se escape o sufra golpes que le provoquen lesiones.

Identificando una herida o corte

La identificación oportuna de una herida o corte es vital para garantizar el bienestar de tu mascota. Presta atención a estos signos para identificar si tu perro o gato tiene una herida o corte.

  • Cualquier cambio visible en el comportamiento de tu mascota. Si notas que tu perro o gato que no actúa cómo habitualmente se comporta, es posible que tenga una lesión o herida.
  • Un punto sensible o doloroso en una zona que tu mascota no desea que lo toques.
  • Lamido repetido de una área específica de su cuerpo que puede indicar picazón, irritación o molestias.
  • Hinchazón o un bulto en alguna parte del cuerpo de tu mascota.
  • Una mancha de sangre en la piel de tu mascota.

¿Qué hacer si tu mascota tiene una herida?

Si identificaste un corte o herida en tu mascota, es importante tomar medidas inmediatas para asegurar su pronta recuperación. Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a tratar la herida de tu mascota.

Pasos a seguir al tratar una herida

  • Lo primero que debes hacer es calmarte para poder entonces actuar con precisión y factores desencadenantes de ansiedad y estrés en su mascota
  • Compra o prepara la solución salina para utilizar como lavado. Disuelve una cucharada de sal en un litro de agua.
  • Lava la herida con solución salina y hazlo con cuidado para evitar que tu mascota sienta dolores adicionales. Si la herida es profunda, utiliza una jeringa para hacer el lavado más completo.
  • Elimina los restos del pelo alrededor de la herida. Heridas con pelo pueden convertirse en un lugar de infección. Si no puedes cortar los pelos alrededor de la herida, entonces humedece una gasa limpia con solución salina y frota cuidadosamente los pelos para evitar que caigan en la herida.
  • Aplica una compresa fría en la herida para reducir la hinchazón.

¿Cuándo debes llevar a tu mascota al veterinario?

Aunque la mayoría de las heridas menores pueden tratarse fácilmente en casa, otras más graves requieren la atención de un veterinario. Los siguientes casos requieren tratamiento profesional urgente.

  • Heridas de mordeduras de animales: Cuándo un animal muerde a otro, es posible que la lesión sea más grande y profunda de lo que parece. En estos casos, puede producir una infección grave que compromete la salud de tu mascota.
  • Heridas de bala: Las heridas por bala deben tratarse urgentemente porque las balas pueden contener sustancias tóxicas que ponen en riesgo la vida de la mascota.
  • Heridas profundas: Las heridas profundas pueden compadecer a la mascota y alterar su bienestar general.
  • Si la herida no ha sanado después de tres días o si la infección se ha propagado: después de tres días, la herida de tu mascota debe comenzar a curarse y sanarse. Si no es así, es posible que tu mascota tenga un problema de salud subyacente, por lo que debes visitar inmediatamente al veterinario.

Prevención de la infección

Cuando tu mascota tiene una herida, debe mantenerse alejado de otros animales y en un lugar tranquilo. Si tienes otros animales en casa, es mejor separar los heridos de los no afectados. Además, debes evitar que la herida se infecte y empeore.

  • Mantén limpia la herida: la limpieza es crucial para prevenir infecciones. Después de lavar, coloca un vendaje sobre la herida.
  • Visten al veterinario: si sospechas que la herida de tu mascota está infectada, llévala a un médico que pueda limpiar, cerrar y proporcionar antibióticos adecuados.
  • El control de plagas es esencial: la secuencia de eventos que conduce a heridas a menudo involucra a plagas como pulgas, mosquitos y garrapatas. Asegúrate de controlar las plagas en tus mascotas para evitar futuras heridas.

Conclusión

Las heridas y cortes menores son comunes en las mascotas, pero no permitas que los problemas empeoren. Trata correctamente las lesiones para asegurar la pronta recuperación de tu mascota y prevenir la infección. Con los conocimientos adecuados, es más fácil cuidar a tu mascota y mantenerla sana y feliz.